sábado, septiembre 10, 2011

Los cuatro jóvenes indignados españoles
















¿Qué les pasa algunos jóvenes en España?



1) A través de las noticias me hablan de un descontento que me parece mayor que el que veo en las calles. Hablo del movimiento 15M o de un supuesto descontento por la modificación de un artículo de la Constitución. Pero no veo cifras en ningún sitio que a avalen ese descontento. Sólo el PP tuvo mas apoyo en las elecciones posteriores al 15M en la CCAA de Madrid que todos los votos juntos de los que votaron en blanco, en nulo y los que no votaron (abstenciones). Si a eso le sumamos los votos del PSOE, echar cuentas.

2) Nunca en España hemos tenido mejor sanidad, más educación, mejor sistema de trasporte, más protección a los parados, etc. No hablo de hoy en particular. Hablo de este periodo de la historia. Estos últimos diez o veinte años. Esto son hechos, reto a cualquiera que me diga un periodo de la historia de España (un periodo de 25 ó 50 años) donde se haya vivido mejor que ahora.

Esto también vale para el mundo entero. Y quién lo dude, no tiene mas que ver cómo ha subido la esperanza de vida en todo el mundo en los últimos años (incluidos las zonas mas pobres del planeta).

3) Veo muchas quejas y poca acción para cambiar las cosas. Sentarse en una plaza a debatir como cambiar un sistema que ha traído a España el mejor nivel de vida de su historia me parece como el opositor perenne que desea no aprobar las oposiciones para no tener que convertirse en adulto.

¿Qué carojo les pasa?

Pues que algunos jóvenes españoles son la generación Nini porque quieren. Porque hace 60 años el que quería trabajar lo hacía. Con dos huevos se iba al extranjero y se hacía con un porvenir. La asistenta que trabajaba en mi casa cuando yo tenía 8 años, la señora María, tenía a su marido en Alemania. Le veía en Semana Santa, navidades y verano. Una versión de la emigración se puede ver en la película de Carlos Iglesias Un franco catorce pesetas.

En su genial libro Los siete hábitos de las personas altamente efectivas, S Covey plasma en su primer hábito algo que es de sentido común: hay que ser proactivo. En el sentido que nosotros tenemos que hacer que las cosas sucedan. Lo cómodo es buscar los errores de los demás. ¿pero te has planteado buscar tus errores o campos de mejora y trabajar en ellos?

Desconfio de quién quiere cambiar a los demás y no se preocupa de cambiar primero él mismo. No tiene ninguna credibilidad para mi.

Dos casos de primera mano que conozco. Un amigo en el paro. Si no está deprimido le falta poco. Lleva bastante tiempo (casi un año) y no ve futuro. ¿qué hace? Nada, quejarse y un par de cursillos sin ninguna fe.

Otro que me pasó ayer mismo. Voy a casa de mi hermana y la asistenta me dice que su hijo de 33 años lleva 2,5 años en el paro. Le pregunto que por qué no se va al extranjero y me dice "le da miedo". Pensé yo "¿y por qué no le pegas dos hostias y le echas a patadas a la calle?" Quizás el miedo a otras dos hostias o el miedo a dormir en la calle le hace que irse al extranjero ya no parezca tan horrible. De rebote lo mismo aprende inglés, tiene trabajo y no se siente una mierda.

Resumiendo: Hace 75 años había en España jóvenes de 20 años pegandose tiros. Hace 60 años había jóvenes que iban a Alemania sin saber una palabra de alemán. Hoy en España algunos jóvenes (no todos) se pasan el día acampados con sus smartphones diciendo que todo este sistema es una mierda y que hay que cambiarlo. Pero ellos no cambian. ¿para qué? es más cómodo y divertido estar de perroflauta siendo portada y noticia en todo el mundo que estar en el hotel Wesport Woods Hotel de Wesport en Irlanda limpiando platos. Como estuve yo.

Aquí hay algunos jóvenes indignados. Pero indignados con su vida, que no les gusta. No me extraña. Estar viendo la televisión todo el día es como para estar indignado.


















Este es un joven español en Irlanda hace ya algunos años.

2 comentarios:

MrFogg dijo...

Joder, no puedo estar más de acuerdo contigo.
Eso sí, preparate porque te van a llover hostias de los perroflautas.

AF dijo...

Aunque estoy contigo casi en todo, convendría recordar que el paro está causando estragos entre la juventud, superando el 40%.
Me comentaba un compañero de oficina de 24 años que es un "bicho raro" entre sus amigos: trabaja.
Lo peor-estamos de acuerdo- es la pasividad. Aunque es fácil serlo cuando los padres te mantienen a todo trapo, pagándote móviles, consolas, salidas los fines de semana e incluso vacaciones.

Encantado de leerte de nuevo.
Saludos