domingo, septiembre 10, 2006

La vida es bella














Guido camina delante y deja al niño leyendo el cartel. Corre hacia su padre.

Niño: Papá, ¿por qué los judíos y los perros no pueden entrar?
Padre: Pues porque a los judíos y a los perros no los quieren aquí. Cada uno hace lo que le parece! Allí hay una tienda, una ferretería... en donde no dejan entrar ni a los españoles ni a los caballos. Y aquel... el farmaceútico, ayer mismo estaba con un amigo... un chino que tiene un canguro:"No, aquí los chinos y los canguros no pueden entrar!" no les caen simpáticos.


El padre y el hijo se alejan de espaldas por la triste calle de la ciudad.

Hijo: Pero, nosotros los dejamos entrar a todos!
Padre: No, a partir de mañana pondremos un cartel. A ti ¿quién te cae antipático?
Hijo: Las arañas. ¿y a tí?
Padre: A mí los visigodos! mañana mismo lo ponemos. Prohibido la entrada a las arañas y a los visigodos.

Y acelera el paso.

Padre (casi murmurando) : Ya estoy harto! Estoy hasta las narices de los visigodos!


Technorati Tags:
, ,

1 comentario:

celanova dijo...

gracias por esta entrada :)